17 mayo 2018

Spielberg el judío vegetariano

Steven Spielberg abrirá el próximo mes de abril un espectacular restaurante en el Maremàgnum, en el Port Vell de Barcelona, con bocadillos como la estrella del menú. Por ahora ya ha abierto dos locales, en Los Angeles y en Las Vegas, y su intención es crear una red de restauración por todo el mundo con el objetivo de promocionar la comida que más le gusta: el sub-sandwich.

En España, el sub-sandwich es el bocadillo con pan de barra de toda la vida, pero para los americanos, más acostumbrados al pan de molde, es una rareza. El nombre le viene de submarine-sandwich, porque recuerda la forma de los sumergibles.

Los planes del director más taquillero de todos los tiempos son ambiciosos. «Queremos hacer por el sub-sandwich lo que California hizo por la pizza. Se trata, en cierta manera, de reinventar el bocadillo», explica Spielberg en su oficina de Amblin Entertainment, en Los Angeles.

La pizza es un plato italiano, que ha tenido una difusión mundial después de haber sido transformado por la cocina californiana y promocionado por el formidable aparato publicitario de Hollywood.

El restaurante de Spielberg se denomina «Dive!» (inmersión, en inglés) y, de forma consecuente con la forma del bocadillo, recrea el ambiente de un submarino. Los promotores son Steven Spielberg y Jeffrey Katzenberg, el responsable de la resurrección de Walt Disney. Los derechos para España y Portugal han sido adquiridos por el grupo Rodríguez Villar.


Spielberg no se limita a poner su rúbrica en la cadena de restaurantes «Dive!», sino que interviene en la confección del menú de una forma activa. «Cuando hago películas actúo de la misma forma: intento agradar al mayor número posible de personas. Pongo mis sentimientos personales en la película y las diseño para agradar a mucha, mucha gente. Con el restaurante es lo mismo», señala.

Spielberg, que rodó dos películas en España, explica que tenía muchas ideas para los bocadillos de Barcelona y que una de ellas -ya descartada- es el sandwich de paella.«¿Por qué no podemos tener la paella-sub, con gambas y pollo?», se pregunta a sí mismo todavía.

El encargado de atemperar la imaginación de Spielberg es Michael O Donovan, chef de «Dive!». Tras haber trabajado en Buckingham Palace para la familia real británica, este cocinero tiene ante sí la difícil labor de lidiar con las ideas de Spielberg. «Steven es supercrítico. Propone muchas cosas porque tiene una imaginación formidable, pero si el resultado no es bueno no tiene reparos en admitir que se ha equivocado», explica el chef.

Spielberg señala que «Dive!» será diferente a Planet Hollywood, Hard Rock Café, o Fashion Café. «En nuestro caso lo más importante es la comida, mientras que en los otros se trata de celebrar la tradición del cine o de la música».

La vocación por la restauración le viene a Spielberg por parte materna. Su madre regenta un restaurante en Los Angeles desde hace 20 años. El local se llama «La Vía Láctea» y sólo sirve comida kosher, es decir, de acuerdo con las normas de la religión judía. Spielberg señala que quería recuperar el sabor de los sub-sandwiches que le preparaba su madre y recuerda que, mientras rodaba Parque Jurásico, encargó bocadillos a los veinte mejores restaurantes de Los Angeles. «Los di a probar a Jeffrey (Katzenberg) y vimos que ninguno era bueno. Nadie al oeste del Mississipi sabía hacer fantásticos sub-sandwiches y nos dimos cuenta que había una necesidad de esta cocina».

El local de Barcelona, que costará 600 millones de pesetas, estará situado frente a los multicines del Maremàgnum y será fácilmente reconocible porque colocarán el morro de un submarino en la fachada. Los comensales estarán rodeados por luces rojas, tuberías y paneles de mando. En vez de ventanas habrán escotillas, que en realidad serán monitores de televisión con escenas submarinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario