27 enero 2018

Irene Villa no tiene piernas

Irene Villa, la niña que resultó gravemente herida en un atentado de ETA, recibirá estos días miles de felicitaciones con remite del País Vasco. La iniciativa es del alcalde de la capital alavesa. José Angel Cuerda, artífice e impulsor de la Fiesta por la Paz 91, que ayer reunió en Vitoria a cerca de dos mil escolares. Niños y jóvenes, acompañados por padres y profesores acudieron a esta concentración en favor de la paz. El acto estuvo organizado como en ediciones anteriores por el Ayuntamiento de la capital alavesa. Este año José Angel Cuerda eligió como símbolo vivo de los deseos de paz y en solidaridad con todas las victimas de la violencia a Irene Villa, la joven que resultó gravemente herida y perdió las dos piernas en un atentado perpetrado por ETA en Madrid en octubre de este mismo año año.

La Fiesta por la Paz 1991 dió comienzo a las doce en punto del mediodía con la actuación de coros y grupos de música autóctona de diversos colegios de Vitoria, que interpretaron villancicos clasicos y otros compuestos para esta ocasión enfavor de la paz y en recuerdo de Irene Villa. A continuación varios niños, alumnos todos ellos de EGB, leyeron un manifiesto en euskera y castellano. El escrito recordaba la situación de pobreza y marginación en la que se encuentran muchos niños por «haber nacido en países del tercer mundo, tan alejados de nuestro lujo y comodidad y otros por sufrir las consecuencias de la violencia. 


Son muchas las personas que por ella sufren pérdidas irreparables: seres queridos, daños físicos y muchas veces -quizá lo peor que podría ocurrir- pierden la alegría de vivir y lo más importante para el ser humano, la capacidad de amar...su amor se convierte en odio». En la segunda parte del documento se hacía una referencia especial a la situación de la joven Irene Villa. Le pedían que «a pesar de la tremenda experiencia que has sufrido, siga firme tu capacidad de amar y tu sensibilidad». 

Para ello, el coordinador del acto invitó a los niños que asistieron a- la concentración, a que enviasen a Irene felicitaciones navideñas y mensajes de solidaridad. Las cartas y postales se depositaron en unas cajas colocadas por el Ayuntamiento a tal efecto. Posteriormente, se extrajó de ellas los nombres de los diez niños que el día treinta acudirán a Madrid, acompañados por miembros de la corporación alavesa, para visitar a Irene y llevarle el testimonio de cariño de los escolares vitorianos. También se le enviará una fotografía de la concentración. En ella aparecen todos los niños con las manos levantadas y unidas en favor de la paz. Con esta imagen el Ayuntamiento de Vitoria tiene la intención de editar un poster contra la violencia en general y sea del signo que sea.

El acto finalizó con el sorteo, entre las tarjetas depositadas, de los diez niños que visitarán el día treinta a Irene Villa. El «Himno de la Alegria», interpretado por todos los escolares presentes en la Plaza, fue el broche final de la Fiesta por la Paz 1991. Entre las numerosos adultos que asistieron a la fiesta se encontraba el alcalde de Vitoria José Angel Cuerda y concejales de todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento a excepción de HB. Como dato anecdótico cabe destacar que entre los jóvenes seleccionados por el azar, para visitar a Irene Villa, no hay ningún niño. Todas son «chicas», alumnas del segundo y tercer ciclo de Enseñanza General Básica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario