21 septiembre 2017

Froilán y su cara de Borbón

El primer nieto de los Reyes de España, que fue inscrito ayer en el Registro Civil de la Casa Real, posó ayer por primera vez para los fotógrafos en los brazos de sus padres. El pequeño recibió también la visita de su abuela materna, la Reina Sofía, que comentó a la salida del hospital que el nuevo miembro de la Familia Real «es clavado a su madre».

Así pues, los abuelos maternos coinciden, ya que el propio Rey Juan Carlos dijo, nada más conocer a su nieto, que éste tenía «cara de Borbón».

En la breve sesión fotográfica, el recién nacido posó durmiendo plácidamente en los brazos de sus padres, sin inmutarse en ningún momento por los flashes que emplearon los fotógrafos que realizaron estas primeras instantáneas públicas. El primogénito de los Duques de Lugo tan sólo interrumpió su sueño un instante para dar un pequeño bostezo.
Doña Elena, que será dada de alta a lo largo del día de hoy, vestía para la ocasión un traje de chaqueta y pantalón de color hueso, mientras que su hijo llevaba un jersey y un faldón blancos adornados con los tradicionales lazos de color azul claro, color distintivo de los niños.


La sesión incluyó fotos del pequeño tanto en brazos de Doña Elena como del Duque de Lugo, y fue realizada por dos fotógrafos de la agencia Efe, encargada de distribuirlas al resto de los medios de comunicación.

Por otra parte, el acta de nacimiento del primer hijo de los Duques de Lugo fue levantada ayer por la ministra de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, que actuó como notaria mayor del reino español.
El recién nacido quedó inscrito oficialmente en el Registro Civil de la Casa Real con el nombre de Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón.
El acta del nacimiento fue levantada a partir de la certificación de alumbramiento expedida por el médico que atendió el parto, Emilio Esteban Carracedo.

La Familia Real cuenta en el Ministerio de Justicia con un Registro Civil específico en el que se inscriben los nacimientos, matrimonios y defunciones, así como cualquier otro hecho o acto susceptible de este requisito que afecte «al Rey de España, a su Augusta Esposa, sus ascendientes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe Heredero de la Corona», según regula el Real Decreto 2971/181.

Mariscal de Gante, acudió ayer al palacio de la Zarzuela junto con el director general de Registros y Notarías, que hizo la función de secretario del registro.
Felipe Juan Froilán de Todos los Santos ocupa desde ayer, oficialmente, el tercer lugar en la línea de sucesión al trono, tras el Príncipe Felipe y la Infanta Elena.
En cuanto al estado de salud de la Infanta Elena y de su hijo, fuentes de la Zarzuela aseguraron que ambos están perfectamente. Doña Elena permanece ingresada en la clínica Ruber Internacional de Madrid desde la mañana del 16 de julio pasado. En las primeras horas del día siguiente, a las 2.16 horas, tuvo lugar finalmente el parto, que fue atendido por cesárea, ya que «había dejado de progresar».

La Reina Sofía, que visitó esta mañana en la clínica a su hija y a su nieto, afirmó a la prensa al abandonar el hospital que Felipe Juan Froilán de Todos los Santos «es clavado a su madre». También comentó que la Infanta Elena y su hijo podrían abandonar la clínica hoy, pero horas más tarde fuentes de la Casa Real señalaron que el alta médica no tendrá lugar, finalmente, hasta mañana, jueves.
En sus improvisadas declaraciones ante los periodistas, que hacen guardia día y noche en la puerta de la clínica, la Reina Sofía dijo que el recién nacido «está fenomenal, fantástico, es buenísimo». Y añadió que «no hace otra cosa más que comer y dormir». La Reina aprovechó este contacto con la prensa para dar las gracias a los periodistas que «están aquí tanto tiempo y tan pacientemente».
El bautizo del pequeño Felipe, que pesó al nacer 3,690 kilos y midió 52 centímetros, se celebrará probablemente en el mes de septiembre, en el palacio de la Zarzuela.

El hijo de los Duques de Lugo será bautizado en la pila de Santo Domingo de Guzmán, la misma en la que recibió el bautismo su madre. La pila es una joya de arte románico hecha de piedra y mármol blanco, custodiada en el monasterio del mismo nombre, según informa Servimedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario