13 noviembre 2015

Charlie Sheen borracho y desnudo

Es el actor mejor pagado de la televisión (1,25 millones de dólares por cada capítulo de Two and a half men), pero Charlie Sheen no levanta cabeza. Su última hazaña, destrozar una habitación del muy lujoso Hotel Plaza de Nueva York, fechoría por la que ha tenido que abonar 7.000 dólares, y recibir a la policía borracho y desnudo. 

Según informaba The New York Post, su enésima noche de autos arrancó en una cena con su ex mujer, Denise Richards, y unos individuos que se encontraban en el bar del hotel, entre ellos la actriz porno Capri Anderson, de 22 años. Al parecer, congeniaron la joven y el actor y éste la invitó a subir a su habitación, la 1831, también llamada suite Eloise. Allí esnifaron coca.

De pronto, Sheen se puso nervioso al no encontrar su cartera. Tras acusar a Anderson de haberle robado, comenzó a triturar el mobiliario mientras ella se refugiaba en el baño. Lo que encontraron los agentes de policía añade otro capítulo al romance de Sheen con la leyenda negra de Hollywood. Estaba tan colocado que fue incapaz de vestirse.

Por supuesto, el representante de Sheen, quien ya ha vuelto al rodaje de su serie como si nada, ha disculpado al actor aludiendo a «una reacción alérgica a un medicamento». Debe de ser la misma medicina que en 2009 provocó que atara a Richards a una silla y la amenazara con un cuchillo, ésa que lo ha llevado a encerrarse en una clínica de desintoxicación durante meses, la que en 1990, lo llevó a disparar, accidentalmente, a su entonces novia Kelly Preston. 

Casado en 2002 con Richards tras protagonizar dos sonados romances con sendas divas del porno (Heath Hunter y Ginger Lynn), el protagonista de Wall Street se separó en 2005 e inició los trámites de divorcio tras la anécdota del cuchillo. La nueva actriz porno, Capri Anderson parece dispuesta a sacar tajada del asunto en los medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario