12 septiembre 2014

La factoría Disney es una creadora de monstruos

Cuando en 2006 Disney Channel estrenó High School Musical nadie podía imaginar lo que vendría después. Una segunda parte vista por 18 millones de personas en Estados Unidos, un exitoso musical y hasta un disco con la banda sonora, que se convirtió en el más vendido del 2007. Un fenómeno de fans con el que Disney ha conquistado al público adolescente y ha culminado con el desembarco en el cine de la tercera entrega, que se estrena en España el viernes.

La factoría Disney ha dejado a un lado a Mickey Mouse y compañía para lanzarse, de lleno, al fenómeno fans e incorporar a su mundo al público adolescente.

Renovarse o morir debe ser su lema, y se ha dado cuenta de que los niños, caldeados por la omnívora televisión, han crecido apresuradamente y ya no les interesan tanto los dibujos animados (sólo los de adultos, como Los Simpson y similares), sino las series más realistas que hablan de la vida, los sueños y las costumbres de sus hermanos mayores.

Además, con esta nueva orientación, Disney ha ampliado su mercado y se ha centrado en los adolescentes, un sector entusiasta, consumista y moldeable, que le gusta integrarse en el grupo mayoritario, seguir la tendencia dominante y no quedarse fuera de onda, apartado del grupo.

Y lo que está de moda y en boca de los adolescentes es High School Musical, una película para televisión y un musical (además de un disco millonario), que se ha convertido en el mayor fenómeno de fans de los últimos años, un éxito internacional sin precedentes, que ha llegado a 100 países y la primera parte ya la conocen 250 millones de niños y jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario