05 junio 2014

Sony decide no competir entre ellos

En poco más de un año Kazuo (Kaz) Hirai ha dado la vuelta a una Sony que muchos consideraban estancada, víctima de luchas intestinas y una asfixiante burocracia. En el primer trimestre del año la compañía ha conseguido aumentar un 13% sus ingresos, ha vuelto a dar beneficios y ha tapado el agujero en el que se había convertido su división de televisores. Pero la compañía aún lucha por retomar el protagonismo en varios frentes, entre ellos el de la telefonía móvil.

Pregunta.– Tras un año y medio, ¿ha cambiado algo en Sony?

Respuesta.– Sin duda, desde abril del pasado año se han tomado muchas decisiones. Sólo por citar el negocio de la electrónica, hemos decidido centrar nuestros esfuerzos en el mundo de la fotografía, la telefonía móvil y los videojuegos. Estamos persiguiendo esta idea que hemos bautizado como One Sony, la idea de que las diferentes áreas de la compañía deben ayudarse a lo hora de diseñar los productos, no competir. Es algo que puede verse, por ejemplo, en nuestro último teléfono. Hemos conseguido integrar tecnologías que hasta ahora sólo estaban disponibles en cámaras digitales avanzadas. Esto no ocurría antes.

Otro hito importante ha sido dar la vuelta al negocio de los televisores, en el que hemos perdido dinero durante no sé cuántos años. Mi objetivo era tener beneficios antes de dos años, y este primer trimestre los hemos conseguido.

P.– ¿Qué opciones hay para Sony en telefonía, con un mercado saturado y con la presión de empresas coreanas –Samsung– y chinas?

R. – El móvil es un mercado complejo. Prácticamente todos usamos el mismo sistema operativo y los componentes de los móviles son también comunes. Pero eso quiere decir que tenemos oportunidad de diferenciarnos si apostamos por áreas en las que tenemos un dominio importante, como es el caso de la fotografía. Tenemos amplia experiencia, fabricamos nuestros propios sensores. Otras marcas no pueden decir lo mismo. Otra de nuestras ventajas es nuestra dilatada experiencia en sonido y televisión. Especialmente en la gama alta, estas tecnologías marcan la diferencia para el consumidor y nos permiten crear un producto premium difícil de igualar.

P.– Pero los videojuegos son también un área de experiencia para Sony y esa experiencia no se ha transferido al móvil. Cuando usted estaba al mando de Sony Computer Entertainment, hizo un esfuerzo por entrar en este mercado con Playstation Mobile. Ahora la iniciativa parece estancada.

R.– Es un mercado en el que todavía estamos buscando un buen modelo de negocio. Sospecho que una de las cosas más importantes va a ser encontrar ese título específico que funcione como complemento al ecosistema de Playstation. Seguiremos trabajando en ello. Lo definiría como una asignatura pendiente, pero no lo considero estancado ni tenemos intención de abandonarlo.

P.– En conjunto, ¿está contento con la apuesta hecha por Android o cree que Google debería ceder más control a los fabricantes?

R.– Creo que tenemos muy buena relación con Google, y estamos contentos con como han manejado el sistema operativo hasta ahora. Cuando compraron Motorola la industria reaccionó con expectación ante cual sería el siguiente paso pero creo que al final no ha jugado en contra de los fabricantes. Han conseguido dirigir la plataforma Android de forma razonable. Entiendo que para otros fabricantes puede ser un punto de tensión.

P.– Uno de los grandes empujes de esta IFA ha sido el 4K (Ultra alta definición). Mucha gente se pregunta si es una tecnología necesaria, o si estamos ante un nuevo caso de 3D, ¿va a ser una moda pasajera?

R.– En lo que concierne a Sony, el 3D es una gran tecnología. Está en prácticamente todos nuestros televisores y depende de los creadores de contenidos que exista contenido que lo aproveche. Nosotros lo hacemos. Una de nuestras últimas producciones ha sido la película del grupo One Direction y está completamente grabada en 3D.

El 4K es una tecnología en la que creo que el obstáculo está en otro nivel. El consumidor no puede acceder todavía a mucho contenido en 4K. Lo que necesitamos es contenido nativo. Como fabricante solo podemos hacer ciertas cosas. Nuestra posición es privilegiada porque tenemos un estudio de cine pero hace falta también un impulso en los estándares de emisión en 4K para televisión. En Japón se está haciendo y tendremos emisiones en pruebas el próximo año. Los coreanos han visto el impulso de Japón y están apoyándolo también desde el propio Gobierno. Si conseguimos que exista ese contenido será más fácil extender la tecnología.

P.– Ha citado en varias veces su papel como productor de contenidos Hace pocos meses, varios inversores pedían la escisión de la compañía, separando el área de electrónica de negocios como Sony Pictures o Sony Music. ¿Es algo que contempla? ¿Está contento con el tamaño de Sony y las sinergías del grupo?

R.– Sin duda. Y esas sinergías existen. 4K es el mejor ejemplo. Blu-ray es otro caso muy claro. Sony consiguió popularizar el formato gracias a nuestra posición en Hollywood. Hoy en día, con todos los teléfonos tabletas y servicios de descarga de contenido de Google y Amazon, tener Sony Music o Sony Pictures nos da una ventaja tremenda y serán cada vez más importantes. En EEUU sólo hay seis grandes estudios de cine. Y ese ha sido el caso de los últimos 100 años. O tienes una inversión en uno de esos seis o estas fuera del mercado. Este no es un negocio en el que Samsung puede decir "tenemos mucho dinero, vamos a entrar en la producción de cine" y sacar un estudio de la nada. Es un club exclusivo y pertenecer a él es importante para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario