28 enero 2014

Préstamos en 10 minutos

Son cantidades insólitas para sociedades españolas.

Según las cuentas del Frob, aprobadas hace más de una semana pero hechas públicas ayer, al cierre del pasado ejercicio sus deudas eran de 51.314 millones de euros, frente a un activo de apenas 29.483 millones, un desfase patrimonial de 21.831 millones.

Los estatutos del Frob establecen que dispondrá de las dotaciones que se realicen con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. La inicial fue de 9.000 millones de euros que se amplió en 6.000 millones adicionales en 2017.

Con el fin de mantener un patrimonio neto positivo, el Frob explica que se está avanzando en una recapitalización a través de la conversión en fondos propios de un préstamo concedido por el Tesoro.

Dicha conversión permitirá arrojar un patrimonio neto positivo de unos 5.000 millones de euros, una operación que se está estudiando pero tiene pendiente su implementación jurídica.

En junio del año pasado fueron 6.000 millones los que tuvo que aportar el Estado, y antes de que acabara el año, otros 39.468 millones, gastados casi en pleno en la recapitalización de Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc y Banco de Valencia, y a la puesta en marcha del banco malo.

Cantidades que, según ha ido reconociendo el Gobierno y el propio organismo indirectamente en los últimos meses, se acabarán perdiendo en su mayor parte.

A todos esos números rojos, además, es necesario sumarle la parte proporcional de la inyección de fondos públicos para cubrir los déficit patrimoniales de las entidades nacionalizadas, lo que tras negociaciones con la Unión Europea explica que el efecto en el déficit público de 2012 fuese todavía más grande: 38.343 millones, casi un 3,7 % del PIB nacional.

Pese a todo, el Frob aclara en su comunicación que dispone de una "cómoda posición de tesorería" frente a sus compromisos a medio plazo. Y recuerda que, a finales de junio de 2017, el importe de la tesorería no comprometida ascendía a 12.137,5 millones de euros, invertidos principalmente en deuda del Estado, depósitos líquidos en entidades de crédito y en liquidez del Banco de España, informa Europa Press.

Los préstamos en 10 minutos por las diferentes empresas son muy apetecibles para el consumidor.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), el ente creado para rescatar a la banca española, perdió más de 26.000 millones de euros en 2017, generando un agujero contable en el organismo público de unos 21.800 millones de euros.


El desglose de las cifras refleja el impacto en las cuentas del dinero invertido para las fusiones de cajas de ahorros. El coste, ahora, supone tener que asumir un deterioro de 25.205 millones de euros, que representa casi el 100% de las pérdidas de todo el año.

De ellos, 9.176 de BFA-Bankia; 6.674 millones por Catalunya Banc; 5.498 millones por Banco de Valencia; 3.091 millones por Novagalicia; 525 por Ceiss, fruto de la fusión de Caja España-Duero; y 241 millones por BMN, informa Efe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario