24 octubre 2013

El viaje a ninguna parte de los estudiantes

Además en el regreso, los conductores retuvieron más de tres horas a los estudiantes en una parada, lo que hizo que los universitarios llamaran a la Guardia Civil porque calificaron la situación casi de «secuestro». La denuncia esta aún pendiente de contestación. Las reclamaciones no son siempre por estafa. Los alumnos de C.O.U. del instituto Mariano Quintanilla de Segovia han denunciado al consulado español en París presuntos malos tratos recibidos en un hotel de esa ciudad. En este caso los estudiantes fueron expulsados de sus habitaciones con gases lacrimógenos. El dueño del Hotel se quejaba de que estaban montando un escándalo. «Nadie vió de dónde salía el humo, solo lo respirabamos», explica uno de los alumnos. 

Tuvieron que saltar por las ventanas de un segundo piso, y al pedir ayuda sanitaria a la policia se les fue negada. Las agencias de viajes se llevan un buen «pellizco» del gran número de viajes de estudios que anualmente se organizan por todo el país. Aunque a la hora de compartir defectos en las ofertas, las empresas indican que este tipo de excursiones también las preparan colegios, academias, particulares y otros organismos sobre los que cuelga la duda de la legalidad. «Creo que este es un dato muy importante», aclara Félix Arévalo, director general de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas (AEDAVE). «Reconozco que sí hemos tenido quejas sobre las actuaciones de algunos de nuestros asociados, a los que se les ha llegado a abrir un expediente. Pero es algo muy excepcional».

Las denuncias de los estudiantes preocupan en el seno de las agencias de viajes. Incluso la desconfianza reinante entre sectores universitarios, que buscan su propia organización, aunque el remedio resulte en ocasiones peor que la enfermedad. La obsesión de abaratar costes por parte de las agencias coincide con el deseo de los estudiantes de gastar lo menos posible. Según avanza el curso las facultades se empapelan de ofertas irresistibles que deslumbran a los universitarios, que compiten entre ellos por conseguir el mayor «chollo». Y, luego vienen los «sustos». 

La agencia oficial TIVE, dedicada a facilitar viajes y medios a estudiantes, es criticada también entre empresarios de agencias de viaje, que entienden que este organismo admite a todo tipo de personas que requiere sus servicios, restando posibilidades a los estamentos privados. El alto número de agencias en España hace dificil cuantificar el número de casos reales de incumplimiento de los contratos. Muchos casos quedan para el comentario de hazañas entre compañeros: «Yo salí vivo del viaje», resume satisfecho un joven universitario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario