12 agosto 2013

Marina Castaño es una mala persona

El Cuadro Rasgado de Miró legado por su padre en 1990 apenas cubría un 2% de lo que según la Justicia le corresponde, pues su valor, calificado por el autor de La familia de Pascual Duarte de «incalculable», solo alcanzaba 100.970 euros. 

Y la sentencia falla: «La demandada Sra Castaño López es poseedora de mala fe a los efectos de liquidación posesoria». 

El abogado de Cela Conde, Miquel Capellà, resume para LOC la importancia del veredicto que en 60 páginas desmonta el recurso de apelación interpuesto contra el fallo dictado a favor de Camilo José Cela Conde el 11 de enero de 2010. «Mi cliente está muy contento. Y no solo por el evidente beneficio económico sino porque también constituye un reconocimiento moral y material». 

Pero no todo es orgullo y vil metal: para Cela Conde lo más importante era que se reconocieran los derechos de su hija Camila, la única nieta del escritor. «No tuvo la oportunidad de compartir infancia con su abuelo», dice Capellà con cierta tristeza. 

Y ¿cómo es la depositaria del legado del premio Nobel de literatura? «Es una niña guapísima, aunque se parece a don Camilo», dice el letrado obviando la atractiva mocedad de Cela, legendario conquistador de féminas. El letrado se justifica: «Claro, es que siempre se le recuerda viejo...». 
Camila Marta Cela Marty, futura marquesa de Iria Flavia, tiene 22 años y estudia Historia del Arte en Madrid. «Es muy inteligente, estudiosa y culta», dice una persona que conoce a la joven. «Va a menudo a Palma, donde creció, a ver a su padre». 

No hay comentarios:

Publicar un comentario