23 agosto 2013

El temporal que azota España

Gran parte de las regiones españoles se encuentran afectadas por el temporal de lluvias y viento, iniciado el pasado martes en Andalucía. Las precipitaciones se han desplazado este fin de semana a la parte occidental de la Península, y en especial Galicia, así como a Cataluña y Baleares. Las lluvias parecen remitir y dejan paso a los fuertes vientos. Para hoy, se espera que alcancen velocidades de hasta 100 kilómetros por hora en la zona occidental de España, aunque también Baleares y Cataluña mantienen las situaciones de alerta. 

El temporal llegó ayer a Galicia, con vientos que alcanzaron velocidades superiores a los 100 km./h. y en el mar, olas de hasta 4 metros, informa Antonio Gutiérrez. La Delegación del Gobierno en esta Comunidad activó todos los dispositivos de seguridad y alerta de los ayuntamientos, Fuerzas de Seguridad del Estado, Protección Civil y Cruz Roja. Durante todo el día de ayer, las emisoras de radio locales emitieron las recomendaciones de Protección Civil destinadas a la población. Entre ellas, se aconseja evitar los viajes en la medida de lo posible, cerrar y asegurar bien puertas y ventanas y aparcar los vehículos en lugares protegidos del viento y lluvias. Asimismo, la flota de bajura permaneció amarrada en los puertos y se extremaron las precauciones para la circulación de mercancías peligrosas y transportes pesados.

Protección Civil ha puesto a disposición de los ciudadanos un teléfono de emergencia de llamada gratuita en el que se podrá recabar información sobre todas las eventualidades que se produzcan así como solicitar cualquier tipo de ayuda. Este teléfono, el 006, estará en servicio permanente hasta que el temporal remita. La Xunta de Galicia ha elaborado un plan especial de actuación para paliar los efectos de esta borrasca, movilizando a personal de las consellerías de Sanidad, Obras Públicas y Agricultura. El último temporal vivido en Galicia, hace dos años, provocó importantes inundaciones en la villa coruñesa de Padrón, con cuantiosas pérdidas económicas especialmente en la agricultura. 

La mayor parte de los afectados por las inundaciones tardaron más de un año en cobrar las indemnizaciones previstas. Cataluña se mantuvo ayer en situación de alerta. Las intensas lluvias causaron cortes en diversas carreteras de la comunidad y la localidad gerundense de Figueras sufrió inundaciones. Casi todas las carreteras que comunicaban Figueras con otras poblaciones estuvieron cortadas ayer. La circulación en la Nacional II, en dirección a la Junquera, estuvo interrumpida por la inundación de cuatro kilómetros.

Baleares también permaneció ayer en «alerta roja», con lluvias intermitentes pero de gran intensidad. En espacio de quince minutos, cayeron 22 litros por metro cuadrado en la localidad de Soller.

En Andalucía, la situación meteorológica ha mejorado, según confirmó ayer la Delegación del Gobierno. Se mantienen los fuertes vientos y la posibilidad de chubascos, que pueden ser tormentosos y fuertes en Sevilla, Cádiz, Huelva, Córdoba y Jaén. En el Campo de Gibraltar, Málaga, Almería y Granada, se preveían lluvias con una intensidad de entre 16 y 50 litros por metro cuadrado. En Almería, las pérdidas provisionales por el temporal de los últimos días ascienden a 60 millones de pesetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario