16 junio 2013

Las terrazas de verano cierran más tarde de lo que les permiten

Las doce y un minuto de la madrugada. La música atrona por los altavoces. Los Rolling Stones, Madonna... Una terraza más que incumple la normativa municipal. La mayoría de las terrazas de verano de Madrid incumplen la normativa que el Ayuntamiento ha dispuesto para controlar este tipo de locales. 

Las aves nocturnas tienen en los «chiringuitos» un lugar perfecto para relajarse y descansar del duro día de trabajo veraniego.



Tomar una copa, oír música y charlar mientras la noche refresca. Pero ahí está la ley. La Ordenanza Reguladora de Quioscos y Terrazas de Veladores de 1988 que establece un límite horario para la diversión y el «relax». La música debe parar a las doce de la noche. Ni un minuto más. La terraza debe estar cerrada a la una de la madrugada. Siempre y cuando no sea viernes, sábado o víspera de festivo, cuando las autoridades dejan que los madrileños se vayan un poco más tarde a la cama: a las tres de la madrugada.

Del dicho al hecho... La mayoría de las terrazas, ubicadas principalmente en la Casa de Campo, en Rosales, en el Retiro y en la Castellana, roban unos minutos a la noche. Es fácil comprobarlo. El refrescante ambiente con que obsequian estos «chiringuitos del verano» se puede disfrutar hasta muy tarde. En algunos de ellos se puede ver amanecer, mientras se abraza la «penúltima» copa. Pero la normativa va más allá. Establece que estos locales han de disponer de zonas de almacenaje cubiertas, adosadas y diferenciadas de la barra del recinto. También deben estar provistas de baños para hombres y mujeres. Es bastante difícil encontrar una terraza que reúna todos los requisitos exigidos, pero tampoco es que le importe mucho a los clientes. Casi todas las terrazas carecen de baños y, si los tienen, las condiciones higiénicas dejan bastante que desear. Ante las numerosas infracciones que se han descubierto en los locales, el Ayuntamiento de Madrid está desarrollando desde hace unos días una exhaustiva campaña de control de terrazas.

Todo esto, con el fin de evitar el ejercicio ilegal de esta actividad y obligar a estos establecimientos a cumplir todas las medidas exigidas en la ordenanza a esa clase de locales. Hay que tener en cuenta que, según los resultados de la campaña realizada por el área de Sanidad y Consumo del Ayuntamiento el pasado verano, más de la mitad de las terrazas desarrollaron su actividad sin poseer la licencia municipal. El 29% de los locales no poseía servicios higiénicos y el 14% de los aseos presentaban deficiencias sanitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario