22 enero 2013

La Vicario se ha quedado en tercer puesto

Arantxa Sánchez Vicario continúa su progresiva proyección. La tenista española es ya tercera en la clasificación de la WITA tras perder en la final de Hamburgo ante la alemana Steffi Graf. Sólo la extraordinaria jugadora germana, número uno del mundo, y la veterana Martina Navratilova anteceden a la actual campeona de Roland Garros en el ránking.

La regularidad, rasgo esencial de su juego, le ha permitido superar en el estrato tenístico a mujeres que presentan características aparentemente más aptas para este deporte. Arantxa ha ganado los Internacionales de Barcelona y ha sido finalista en Tokio, Houston y Tampa. 

Los únicos lunares en su excelente temporada han sido las derrotas en primera ronda de Chicago y octavos de final de Hilton Head, donde sucumbió espectacularmente frente a Jennifer Capriati.

Gabriela Sabatini y Mónica Seles, dos tenistas con mejor balance que Arantxa en sus enfrentamientos personales, han de observar a la menor de los Sánchez Vicario desde lugares de menor privilegio en los cómputos tenísticos. Si el 89 fue para ella el año de la consagración, el 90 parece destinado a ser el de su consolidación. En su quinto año de profesional, continúa una progresión que aún no se ha visto interrumpida. El torneo de Hamburgo ha tenido para Arantxa una doble significación.

Además de suponer la consecución de su mejor lugar en el ránking mundial, ha conseguido vencer a Martina Navratilova, la única jugadora que no había doblado su raqueta ante sus excelencias. Lejano ya en el tiempo aquel triunfo sobre Chris Evert en la tercera ronda de Roland Garros de 1988 con la que inauguró su asalto contra las diosas tenísticas, cuando aún no han transcurrido dos años de aquella victoria sobre la que siempre fue su ídolo, Arantxa ha derrotado a otra de las más cualificadas integrantes de la mitología de la raqueta. Aquel 6-0 que logró ante Martina en la final de la Copa Federación del pasado año fue ya todo un aviso. Sin embargo, la norteamericana se encargaría de prolongar su crédito tenístico con una aplastante victoria en las semifinales del Masters por 6-2 y 6-2. 

La tierra batida, terreno abonado para la explosión de las mejores cualidades de Arantxa, ha propiciado su primera victoria ante Navratilova. La futura clasificación de Arantxa es de difícil predicción.

Aún quedan por disputar tres torneos del Grand Slam, que serán los que acabarán definiendo la ubicación de la campeona española entre las mejores. Si consigue repetir algo similar a lo realizado el pasado año -campeona en París y cuarto finalista en Londres y Nueva York- podría mantenerse entre las tres primeras. Los resultados de Navratilova, Sabatini y Seles, sin olvidar a la explosiva Jennifer Capriati, tendrán también mucho que ver en su próximo destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario