17 octubre 2012

Marujita Díaz en los tribunales

El fiscal ha pedido que se archive la querella interpuesta contra la cantante Marujita Díaz, porque el ministerio de Hacienda se equivocó al sostener que en el ejercicio económico de 1982 había defraudado más de cinco millones y, en consecuencia, no existe delito. Hacienda remitió a la fiscalía de Madrid una denuncia contra Marujita Díaz el 5 de junio de 1988, tan sólo cinco días antes de que los supuestos delitos prescribieran, lo que obligó a presentar una querella «precipitada», según informó ayer la cadena COPE.

La cantante llegó a sentarse en el banquillo de los acusados, el pasado 29 de junio, pero la vista oral se suspendió porque el fiscal Luis Jordana de Pozas quiso que se comprobara antes si todos los ingresos contabilizados por Hacienda correspondían al año 1982. El error de Hacienda, según el escrito presentado ayer por el fiscal en el juzgado, fue contabilizar como ingresos de ese ejercicio económico unos certificados de depósito fechados el 1 de enero de 1982, «festivo a todos los efectos», señala.

Esas comprobaciones, a instancias del fiscal, han permitido concluir que la base imponible de Marujita Díaz en el ejercicio de 1982 fue de 5.410.337 pesetas, con lo que es imposible que ese año defraudara al menos cinco millones, cantidad mínima para que exista un delito monetario. «No puede por menos que sorprender -dice el fiscal- que Hacienda, dotada de órganos técnicos especializados y acostumbrados al examen de extractos y cuentas bancarias, no se apercibiera de que el grueso de los ingresos de la denuncia estaba asentado contablemente el 1 de enero de 1982, festivo a todos los efectos, y que no comprobase, como era su obligación, si tales rentas efectivamente se habían generado en 1982 o procedían, como parecía lógico, de 1981, ejercicio ya prescrito». El fiscal añade que existió «una denuncia precipitada», que tras las diligencias queda desvirtuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario