28 septiembre 2012

Son los nuevos bárbaros

El cuero moldeó el gran diván con biombo de la diseñadora alemana Karin Sholz. Su Paravent fue un claro ejemplo de las tendencias artesanales. Cerca de sus propuestas se hallaba la silla-araña de Gotthard Gamerdinger, un berlinés que se inclina por los muebles útiles y cargados de humor. A su lado, Willo Atfed colocoósu estantería de acero y madera de pino sin barnizar adornada con dos centros de cobre. Tras ellos y también incluidos en Experimente se alzaban las lámparas-robóticas de Gregor Reach y las mesas de acero y fieltro de Hermann Becker, ambos de Düsseldorf. No hubo límites en esta muestra especial de Ambiente-90.

Setenta ingeniosos nos enseñaron a eliminar fronteras, a reestructurar viejos estilos y a revolucionar los usos y funciones establecidos sin dejar , por todo ello, de criticar el mundo del consumo y de reinvindicar los símbolos vikingos mas ancestrales. Las formas exhibidas en «Experimente» nada tuvieron que ver con el Bolidismo aerodinámico de los milaneses y si se acercaron a las que los jóvenes creadores ingleses de la Real Escuela de las Artes presentaron durante 1.989. Pero si la vanguardia de Experimente se adueñó de la imaginación, el diseño en serie premiado en el concurso «Design Plus» unió la fantasía con lo razonable. Un jurado internacional formado por diez diseñadores eligió, una vez más, los mejores diseños fabricados en serie durante 1.989.

No hay comentarios:

Publicar un comentario