31 agosto 2012

Los atascos en Madrid el pan de cada día

La zona de La Moncloa y la confluencia de la Avenida de América con la calle Cartagena se convertirán en una ratonera para los conductores durante los próximos diez meses. Este es el plazo de que disponen las empresas contratistas para la construcción de los pasos subterráneos previstos en esos puntos. Las obras afectan a los accesos de las carreteras de La Coruña y de Barcelona, vías por donde circulan a diario casi 200.000 vehículos. 

El gobierno municipal está convencido de que, una vez concluidos, los pasos a distinto nivel contribuirán a aliviar la circulación. Pero reconoce que, mientras tanto, los atascos serán inevitables y se producirán muchas molestias De nada servirá el simulador de tráfico comprado recientemente por el Ayuntamiento. Con este instrumento se puede experimentar en ordenador cualquier medida que afecta a la circulación y conocer sus resultados antes de llevarla a la práctica. Pero el simulador no será operativo hasta dentro de medio año, tiempo que se requiere para suministrale datos y programarlo.

Ayer comenzaron las obras previas a la construcción del paso inferior en la plaza de Cristo Rey, que unirá la calle de Cea Bermúdez con la Avenida de los Reyes Católicos. Este túnel contará con dos carriles por cada sentido. Dentro de unos días los trabajos se trasladarán un poco más abajo: otro paso subterráneo de dos carriles, sólo en sentido salida, salvará la intersección de la Avenida de la Victoria con Reyes Católicos. Estos dos túneles en la zona de La Moncloa los construirá Cubiertas y MZOV, y su coste se eleva a 1.100 millones de pesetas. Una pala mecánica arrancó ayer los arbustos y señales de tráfico de las isletas centrales de la plaza de Cristo Rey. Son operaciones que se prolongarán durante una semana hasta que el terreno esté preparado para que entre en acción la maquinaria pesada. 

A media mañana de ayer las retenciones en la zona eran mayores que otros días, a pesar de que se reforzó el número de agentes de la Policía Municipal. A medida que avanzaban las vallas que delimitan las obras, iba en aumento la congestión circulatoria. Más de 100.000 conductores circulan a diario por la plaza de Cristo Rey, según el gabinete municipal de tráfico. De momento, la circulación será encauzada por los laterales de la plaza. «Comiendo» terreno a las aceras, se habilitará también un carril por cada sentido en la Avenida de los Reyes Católicos.

Cuando comience el grueso de las obras la situación se agravará. El Ayuntamiento limitará la circulación en la zona y restringirá al máximo el aparcamiento en Cea Bermúdez y calles adyacentes. La medida afectará incluso a los residentes. 

El gabinete municipal de tráfico no recomendará itinerarios distintos porque no hay alternativas. «Las vías que se pueden tomar para evitar la obras están ya congestionadas, como la calle Princesa», según reconocieron en este departamento. El Ayuntamiento se limitará a sugerir a los conductores que vienen por la carretera de La Coruña que madruguen más o que tomen los desvíos de Aravaca, Majadahonda o la nueva variante de Pozuelo. Aunque el acceso por estas zonas será tambíen difícil por las obras del nudo del Puente de los Franceses y el enlace de Puerta de Hierro, que se realizarán simultáneamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario