28 mayo 2012

Condones fallidos

La clave está en un sello de garantía europea (el CE) que la marca incluye, pero que está falsificado. Se trata de la empresa sueca Sibbarps International AB, que imprime en las cajas y en los prospectos de los preservativos el marcado CE acompañado del número 0123. «Este marcado CE es falso», asegura la AEMPS. Ese número corresponde a un Organismo Notificado alemán que el mes pasado comunicó a las autoridades sanitarias suecas que jámas ha emitido un marcado CE a la empresa Sibbarps destinado a esos preservativos.

Los condones son considerados productos sanitarios y para poder ser comercializados legalmente en la Unión Europea deben haber sido evaluados por un Organismo Notificado, algo que no ha pasado con los Put On.

Además, todos los profilácticos deben llevar un marcado CE, un distintivo «que declara la conformidad del producto con los requisitos de seguridad, eficacia y calidad establecidos en la legislación», es decir, una referencia que debe figurar en el etiquetado y en el prospecto del producto junto al número del organismo que evaluó su conformidad, algo que nunca pasó con los Put On, según los Ministerios de Sanidad de Suecia y de España.

Con esa información, el 29 de junio la AEMPS colgó en su web una advertencia «a los ciudadanos» sobre «los riesgos» que supone adquirir y utilizar los preservativos Put On «ya que carecen de garantías de seguridad, eficacia y calidad».

Pese a la alerta, esos condones siguen publicitándose en internet, un canal muy utilizado para la compra de preservativos y, en general, de productos sexuales. Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, el año pasado se vendieron en España (en farmacias, máquinas expendedoras e internet) 122 millones de unidades de preservativos.

Aun así, el uso de este método sigue sin ser masivo. Un estudio del Servicio de Ginecología del Hospital Severo Ochoa de Madrid y de la Federación de Planificación Familiar aseguraba en 2009 que en España se producían al año unos 240.000 embarazos no deseados. De ellos, 120.000 acababa en aborto, al menos en las cifras correspondientes a 2009.

Pese a las campañas públicas y a los consejos médicos privados sobre el uso del preservativo como mejor método para evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual, cerca del 20% de las españolas en edad fértil admite no utilizar anticonceptivos. Y, según la Federación Española de Sociedades de Sexología, un 43% de los hombres no se pone nunca un condón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario