15 enero 2012

Tropezón del Tottenham

«Decía Harry Redknapp que le gustaría que sus jugadores «tuvieran algo de confianza sobre ellos mismos». Sus palabras no pudieron ser más oportunas en la víspera de un partido que ofrecía a los Spurs la posibilidad de empatar a puntos con el Manchester City en la cima de la tabla y presentar una seria candidatura al título, despojados de compromisos europeos al contrario que rivales directos.

Sin embargo, White Hart Lane se reveló como un muro de contención para ese plus de mentalidad exigido a los campeones y el Tottenham no pasó del empate ante el Wolves debido, en parte, a un cierto exceso de precipitación de los londinenses.

La sequía goleadora de Torres también es una cuestión de confianza y el Niño va recuperándola según acumula minutos sobre el césped gracias al exilio de Drogba en la Copa África. Ayer gozó de varias oportunidades, incluída la chilena que se topó con el palo y acabó en un remate oportuno de Lampard, logrando así el único tanto del partido. El resultado permite respirar a los de Villas-Boas después de un tambaleante periodo navideño.

El Manchester United obtuvo una victoria sin grandes dificultades ante el Bolton (3-0) al margen del penalti fallado por Wayne Rooney en la primera parte. La gran noticia fue la confirmación de Paul Scholes como un importante refuerzo del mercado de invierno. El pelirrojo, titular en el equipo de Ferguson, fue el encargado de abrir el marcador rubricando así un soñado regreso a Old Trafford tras su inesperado retorno a los terrenos de juego.

El Liverpool continúa su particular travesía al borde de los puestos europeos, una escalada que se antoja complicada a pesar de seguir imbatido en Anfield, porque ha ganado sólo cuatro de los 10 últimos partidos en casa y ayer selló un pobre empate a cero ante el Stoke. La formación escogida por Dalgish inspiró más de un interrogante con cinco hombres en defensa y Kuyt como único atacante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario