22 octubre 2010

Microsoft store

Carlos Slim dio ayer un nuevo paso en su desembarco en el negocio de la construcción en España.

El magnate mexicano comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que va a lanzar una OPA sobre FCC al haber superado el umbral del 30% en el accionariado del grupo. La operación, que le dará el control absoluto de la compañía, se produce unos días después de que el regulador haya admitido a trámite la OPA lanzada por la inmobiliaria de Slim sobre Realia.

La oferta presentada sobre FCC incluye un precio por acción de 7,6 euros, lo que implica una prima del 15% sobre el precio registrado por la acción al cierre de ayer.

La operación afectaría a un máximo de 267 millones de acciones –Slim ya es propietario de un 36%– por lo que al precio marcado implicaría un desembolso superior a los 2.000 millones de euros. A esta cantidad habría que sumar, además, los 23 millones de acciones en bonos convertibles que tiene colocados en el mercado FCC, por lo que la operación se podría encarecer en otros 174 millones.

Códigos de descuento y promociones en la tienda oficial online de el código promocional Microsoft Store

El coste final dependerá, en todo caso, de la decisión que tomen los otros dos grandes accionistas de la compañía: Esther Koplowitz y el multimillonario Bill Gates. La hija del fundador de la constructora mantiene todavía una participación en el grupo del 22,5%, mientras que el fundador de Microsoft es propietario de un 5,7%.

Slim argumenta en el comunicado remitido al regulador que no tiene ningún acuerdo con el resto de accionistas del grupo para que acudan a la OPA.

El empresario mexicano ha aprovechado la última ampliación de capital aprobada por FCC para reforzar su participación en el grupo, que hasta ahora permanecía anclada en el 27%. A través de Inversora Carso, Slim ha desembolsado un total de 241 millones de euros en esta operación. Esta cantidad representa un 34% de los 709 millones de euros captados por FCC en el mercado para reducir su nivel de deuda.

Precisamente, el informe remitido a la CNMV señala que el objetivo de la OPA sobre la constructora pasa por "sanear su deuda" y dotarla de "un nivel de ingresos recurrentes estable y equilibrado".

Junto a esta oferta, Inversora Carso comunicó al supervisor de los mercados que FCC está en situación de realizar una toma de control "indirecta o sobrevenida" de Cementos Portland Valderribas, empresa en la que el grupo mantiene una participación del 77,9%.

Ante esto, Slim reclama que FCC lance una OPA de exclusión sobre Cementos Portland Valderribas a seis euros por acción, un 12,15% más que al cierre de mercado de ayer y que para FCC supondría un máximo de 68,6 millones.

Slim se convirtió a finales de 2014 en el principal accionista de FCC tras comprarle a Koplowitz sus derechos en el marco de la anterior ampliación de capital por 1.000 millones. En las últimas semanas, tanto Slim como sus hombres de confianza en FCC ha ido incrementando progresivamente su participación en la compañía, siempre dentro del acuerdo de control con Koplowitz que le impedía superar la cifra del 29,9%.

El grupo FCC ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en su negocio de construcción en España que afecta a 750 trabajadores, lo que supone el 15,6% de la plantilla actual de esta actividad en el mercado doméstico, según informaron a Europa Press fuentes del grupo.

La compañía atribuye este ajuste al continuo descenso que el negocio de construcción de infraestructuras viene registrando en España, una caída que no puede compensarse en su totalidad con la mayor actividad internacional.

Se trata del tercer ajuste de personal que FCC realiza en su división de construcción en España en los últimos tres años, tras los dos ERE que acometió en 2013 y que afectaron a un total de 1.717 empleados.

Además, desde que ese año la compañía puso en marcha su plan de ajuste y saneamiento, ha acometido recortes de plantilla también en sus servicios centrales, en la división industrial y en su filial Cementos Portland.

No obstante, el ERE planteado ayer por el grupo de construcción y servicios es el primero que aborda tras la entrada de Carlos Slim en su capital y el nombramiento de Carlos Jarque como nuevo consejero delegado.

Precisamente, en su primera intervención pública con ocasión de la presentación de los resultados de FCC en 2015, Jarque afirmó que tomaría "todas las medidas que sean necesarias para completar un total saneamiento" del grupo.

Tras destacar la "transformación" que asegura que FCC ha llevado a cabo en el último año en materia de reducción de costes y deuda, y de consecución de nuevos contratos, el primer ejecutivo de la compañía indicó que la empresa aún presenta "muchos retos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario